20 de abril de 2010

en la esfera de lo privado

una vez me tragué un pequeño globo terráqueo que poco a poco fue creciendo hasta convertirse en mi mundo interior. lo malo es que, últimamente, se me adhiere mucho a la tráquea y estoy a punto de invocar a otra de mis personalidades estrella: el balón de playa; responsable de mis rebotes.

No hay comentarios: