6 de abril de 2010

la parábola del hijo frigorista

el "no me quiero perder" de la maleta en la nevera se parece al congelado de "ya me he perdido".
y como te veía venir he puesto a descongelar el neceser, que como todos los neceseres nace, crece, se hipoteca y por último se emancipa.

No hay comentarios: