8 de abril de 2010

Nuevo Testamento (la versión del director)

[...] el reo se hizo verbo y empezó la verborrea del que se autoproclamó mesa; se licuó, pues, en su propia inercia; se inmoló en su propia rabadilla; y mientras los peces le negaban el caldo, los árboles lo amamantaron con su leche; después vinieron los lamentos traducidos a aullidos, las gracias de perfil, los halcones volando en forma de W y la negación de la evidencia,
por los siglos de los siglos.
Ámex.

No hay comentarios: