19 de mayo de 2010

año 1789 en el Canal de la Mancha

condenado a vagar por un mar de medusas y cefalópodos sin cabeza, el Capitán Barbarella pasó el resto de sus días componiendo boleros y preguntándose el porqué de su existencia desgraciada.
quién iba a adivinar que arrojar una guillotina por la borda le podría traer tan funestas consecuencias.

No hay comentarios: