14 de mayo de 2010

ejemplo de reciclaje artístico

si abrimos una lata de calamares en su tinta y nos comemos los calamares que hay dentro, nos quedará un bonito tintero con el que escribir las memorias de los cefalópodos ingeridos.

No hay comentarios: