5 de mayo de 2010

el nuevo enemigo de la SGAE

un ladrón de estructuras gramaticales viene a ser el equivalente lingüístico a un chorizo de Pamplona en el mundo literario.
estos individuos suelen vender el esqueleto de la frase a quien disponga de un puñado de dólares y de la suficiente versatilidad como para garabatear durante horas sin medir las consecuencias.
las autoridades lingüísticas advierten de que el número de ladrones gramaticales en nuestro país asciende ya a x+1, siendo 1 igual a yo.

No hay comentarios: