6 de mayo de 2010

el Illuminati y sus placeres

nada en este mundo me reconfortaría más que escuchar un audiobook de relatos póstumos con matices autobiográficos, extraído de cualquier psicofonía de interior e interpretado con la magia de la narrativa barroca, propia de los obispos conversos del siglo XVIII.
firmado,
el autor anónimo de las caras de Bélmez.

No hay comentarios: