14 de mayo de 2010

proverbio clásico vol. 3

después de una ceremonia olímpica como mandan los cánones de Policleto, no hay nada como un buen filete de emperador a la romana, acompañado de una copita de vino griego, cosecha de los mártires circenses del siglo I d.C.

No hay comentarios: