3 de mayo de 2010

sentando las bases y levantando las puntas

escribo para mí cuando el remitente trabaja de cartero para cambiar los sellos por manchas de café, o cuando sobres y códigos postales van por libre, retornando a la escritura automática de los sabios de París.

No hay comentarios: