26 de junio de 2010

la Chispa

[...] tuvieron que pasar muchos años sin brillo hasta caer en la cuenta de que había perdido a la Chispa, entonces fue cuando decidí iniciar mi búsqueda incansable a través de calles, plazas y perreras municipales, hasta comprobar que ni una sola persona en todo pueblo había visto jamás a la dichosa perra. puede que, incluso, la Chispa no haya existido nunca y yo haya sido siempre una persona sombría.

No hay comentarios: