14 de agosto de 2010

extracto del diario de mi viaje al interior de la coherencia

[...] y durante aquel preciso instante, miré a mi alrededor con la esperanza de encontrar todas las respuestas, pero lo único que hallé fue una infinita y pedante normalidad, así que me vi obligado a escupir en el suelo 33 formas distintas de decir lo mismo, como mecanismo de defensa para contrarrestar el shock.

No hay comentarios: