12 de agosto de 2010

una reflexión para el futuro o el 7º pecado de Occidente

si una costumbre tan arraigada en la Antigua Grecia como la de apoyar ciegamente los sabios veredictos del Senado no hubiera sido convenientemente alejada de la mítica esfera del logos, ¿habríamos llegado alguna vez a sustituir la clásica morcilla del cocido por el poder energético de las pilas de reloj?

No hay comentarios: