12 de octubre de 2010

el error de diagnóstico que acabó en embargo

el año pasado me enteré de que no me quedaba más que una semana de vida, así que le pedí un préstamo al Banco Santander para poder viajar por el mundo.
a fecha de hoy estoy sano como una manzana, pero vivo entre cartones bajo el puente de Brooklyn.

No hay comentarios: