21 de julio de 2010

elegía a un pastorcillo difunto

[...] siempre que me arranco los ojos te veo galopando a lomos de una esplendorosa oveja muerta, cantando el himno de la boca llena y chupando criptonita pocha como si fuera queso de cabra.

No hay comentarios: