15 de marzo de 2010

el eterno retorno de lo absurdo

hoy ha venido a verme el que nunca avisa pero siempre vuelve y como cada 15 de marzo de 2010, se ha encargado de repetirme que vendrá cuando quiera y se irá cuando le dé la gana.