24 de marzo de 2010

testimonios de la reserva de Dakota

como psiquiatra enterarse de que mí encontrar trabajo en hipódromo, hacerme pagar todos los atrasos.
firmado,
Caballo Loco.
-el ultimo moroso-

analogía del método

a pesar de mi incapacidad congénita para los idiomas, después de 52 semanas y media viviendo en un país anglosajón que aún no conozco, creo que algo de inglés he aprendido y bla bla bla bla bla. el caso es que como tampoco estoy dotado de unas extraordinarias cualidades natatorias, he pensado que aplicaré el mismo método de inmersión a este otro ámbito del conocimiento.
para empezar, me mudaré a Waterworld, donde alquilaré una pecera pequeña dentro de un acuario compartido, después me buscaré un trabajo al que sólo pueda acceder nadando, por ejemplo, en una plataforma petrolífera del Atlántico Norte. en mi tiempo libre, practicaré deportes acuáticos como el waterpolo y alguna variedad del tenis de mesa, a ser posible, con algún pez gordo de la compañía. así, con un poco de suerte, en 52 semanas y media me habrán salido las branquias de leche y podré trabajar de recepcionista en la piscina del pueblo.

memorias de un bohemio estreñido

resulta que ahora soy un artista, me dedico al mundo de la farándula y cada microjulio de energía que produzco lo canalizo en forma de sublimación poética, siempre por el bien mismo de la humanidad. lo malo es que ya no tengo tiempo de lavar calzoncillos o limpiarme las orejas y el mero hecho de hacer de vientre me incomoda y me repugna.
si pudiera, suprimiría los esfínteres y en su lugar pondría atardeceres rojizos.