16 de mayo de 2010

la dulce venganza de Filippo

cuando el gajo de almendra se posó distraído sobre aquel suelo de topografía pedregosa, se encontró con que el dueño de la finca había vuelto a cebarse con un montoncito de allozas tiernas. las consecuencias fueron terribles: el gajo de almendra explotó en el acto, liberando casi tres millones de litros de horchata fresca y provocando la admiración y el regocijo de todos los presentes.