14 de junio de 2010

el sueño de la razón

¡que le corten la cabeza!, pensé cuando me asaltó aquel monstruo acorazado de mirada fría, que luego resultó ser una gamba.