19 de junio de 2010

ultimísimas tendencias culinarias

tras el reciente y definitivo triunfo de lo estético sobre lo práctico, las estrellitas de mar bañadas en chocolate y los tulipanes con racimos de uva macabeo, se han convertido en los platos más valorados dentro de los círculos extremistas de la progresía neo-liberal, cuyos miembros, siempre remilgados y sin hambre, suelen acudir en estampida a los restaurantes más cool de Barcelona con el único objetivo de pagar ingentes cantidades de dinero a cambio de pequeñas porciones de alimentos que ni siquiera se comen, pero que utilizan, con muy buen criterio, para adornar el fondo de sus ya clásicas fotos de familia.