30 de julio de 2010

verdades como piños en Santiago de Chile

[...] verdades como piños salieron de la boca del poeta chileno mientras éste yacía anestesiado en la silla del dentista; nunca antes una caries de raíz había aportado tanto a la literatura odontológica de este país andino.

el desdichado caso del anarquista atrapado en la onomástica

Teófilo sabe que nunca en la vida podrá ser ateo con ese nombre que Dios le ha dado. así que cada noche, antes de irse a dormir, le reza una oración a Nuestro Señor Jesucristo, pidiéndole, por favor, que interceda para que el cura del pueblo lo rebautice con un nombre pagano como, por ejemplo, Timoteo, que significa "Dios no existe, es un timo".
el pobre Teófilo cree que ésta es la última esperanza que le queda para poder ejercer libremente su ateísmo, sin necesidad de caer en ninguna desafortunada contradicción etimológica.

el mal del reggaeton (testimonio de un paciente)

"Buenos días, vengo suelto como Gabete."