3 de agosto de 2010

reunión de sabios

[...] y cuando parecía que los árboles estaban a punto de empezar a utilizar la sabia bruta, el joven Pinocho se levantó de un salto y gritó exaltado: ¡que se besen los padres de la novia!