2 de septiembre de 2010

breve como el hachís de un estornudo

a lo largo de aquel verano Dios estuvo muy ocupado creando los meses del año, así que el Diablo aprovechó para hacer su agosto, un agosto tan angosto que llegó a ser más corto que febrero, a pesar de que el síndrome postvacacional duraría siglos.