12 de septiembre de 2012

los desayunos de Juan Luis

¡ojalá que llueva café en el campo, para poder bailar bajo la lluvia y de paso mojar unas galletas!

12 de julio de 2012

de onomásticas inventadas con orégano

a la pura ansia de comer algunos la llaman hambre y a las pastillas de Avecrem porciones de caldo seco.
ni que imaginarme quiero cómo me llamarán a mí cuando me vean asomarme a la ventana.

18 de junio de 2012

el flautista de Berlín

el vicepresidente de la Gran Fábrica Europea de Peonzas Hipnóticas declaró ayer en Tapacubos de Prensa que la única opción realista que existe en la actualidad para salir de la crisis consiste en la inversión de grandes cantidades de dinero para la fabricación de cientos de miles de estos objetos giratorios.
las razones que dio no tenían ningún sentido pero, inexplicablemente, todo el mundo le creía mientras pronunciaba su discurso con uno de sus productos bailándole en la mano.

15 de mayo de 2012

el simio y la luna

hoy me he vuelto a abrir las venas y adivina lo que había dentro: una pandereta con espinas, litros de horchata, una bota y un botón.
hoy me he vuelto a inagurar las penas, las branquias y una botella de Anís del Mono.
¿conclusión?
Darwin era virgen pero con vocación de prostituta.

13 de abril de 2012

el camaleón sinestésico

[...] en ciertas ocasiones, me encuentro con la mosca que hay detrás de la oreja (lo sé porque la veo) y oigo mariposas dentro del estómago, pero luego resulta que el amor tan solo es una indigestión de larvas vivas.
y lo flipo en colores con las cosas que me ocurren, colgado boca abajo de esta deliciosa ramita de mandrágora.

8 de marzo de 2012

crónica a las cinco de la tarde

[...] me pongo un filete crudo por montera y le doy de muletazos hasta que cae redondo al suelo de la plaza.
la muchedumbre grita enloquecida por el recuerdo de José Tomás mientras yo recojo el filete y me lo como con patatas para no levantar sospechas entre los aficionados más puristas.
Firmado,
Lady Gaga (en La Monumental de Barcelona).

11 de febrero de 2012

profecía de Pinocho o antinomia apocalíptica de la razón

[...] en el caso hipotético de que yo hiciera una predicción acerca del crecimiento de mi propia nariz, se podría alterar por completo la lógica absurda de este macrocuento de madera en que se ha convertido el mundo; de hecho, si fuera verdad que me crece, no estaríamos hablando de ninguna mentira; por lo que sería imposible que fuera cierto; así que efectivamente me crecería de nuevo, y al predecir otra vez el crecimiento sin que me hubiera crecido antes, se produciría, sin previo aviso, la destrucción espontánea del Universo, incluido Burgos.

15 de enero de 2012

de todo lo optimista que puede ser un gato callejero

algunas mañanas te levantas por inercia y descubres que éstas se parecen mucho a las madrugadas en las que te cruzas con sombras que se parecen entre sí y entre no.
otras veces se parecen más al camión de la basura, que duda entre sí y entre no introducirte dentro, como si realmente hubiera alguna diferencia.