15 de enero de 2012

de todo lo optimista que puede ser un gato callejero

algunas mañanas te levantas por inercia y descubres que éstas se parecen mucho a las madrugadas en las que te cruzas con sombras que se parecen entre sí y entre no.
otras veces se parecen más al camión de la basura, que duda entre sí y entre no introducirte dentro, como si realmente hubiera alguna diferencia.