11 de febrero de 2012

profecía de Pinocho o antinomia apocalíptica de la razón

[...] en el caso hipotético de que yo hiciera una predicción acerca del crecimiento de mi propia nariz, se podría alterar por completo la lógica absurda de este macrocuento de madera en que se ha convertido el mundo; de hecho, si fuera verdad que me crece, no estaríamos hablando de ninguna mentira; por lo que sería imposible que fuera cierto; así que efectivamente me crecería de nuevo, y al predecir otra vez el crecimiento sin que me hubiera crecido antes, se produciría, sin previo aviso, la destrucción espontánea del Universo, incluido Burgos.