13 de abril de 2012

el camaleón sinestésico

[...] en ciertas ocasiones, me encuentro con la mosca que hay detrás de la oreja (lo sé porque la veo) y oigo mariposas dentro del estómago, pero luego resulta que el amor tan solo es una indigestión de larvas vivas.
y lo flipo en colores con las cosas que me ocurren, colgado boca abajo de esta deliciosa ramita de mandrágora.